Trabajan en antiveneno de alacrán a partir de anticuerpos humanos

23 Abr 2014

Debido a las altas tasas de intoxicación por piquete de alacrán en México, científicos UNAM desarrollan una nueva generación de antídotos que permita utilizar anticuerpos humanos para reconocer y neutralizar las toxinas.

Lourival Possani Postay, toxicólogo e investigador emérito del Instituto de Biotecnología de esa casa de estudios, reconoce que para alcanzar esa innovación, la cual permitirá sustituir el antídoto elaborado a base de suero de caballo, “debes responder antes a muchas preguntas”.

Experto en el estudio de este arácnido al que le ha dedicado 40 años de su carrera científica, alerta sobre la importancia de invertir en la generación de nuevos antivenenos en una nación donde cada año 280 mil personas sufren la picadura de ese animal.

Datos de la Secretaría de Salud (Ssa) indican que el alacrán está presente en todo el territorio nacional, pero 16 estados son considerados de mayor riesgo debido a la presencia de especies de alta toxicidad.

Llevamos, dijo, “muchos años trabajando en la producción de nuevos antivenenos. Lo primero fue determinar cuáles eran las proteínas tóxicas que ameritarán nuestra atención para contrarrestar el efecto. Las aislamos, identificamos su estructura y función para tratar de dar una respuesta inmunoprotectora”.

Aseguró que junto con su equipo de trabajo busca alcanzar una innovación “no sólo para México, sino para el mundo”, ante la alta tasa de incidencia de picadura de este arácnido, que puede ser potencialmente mortal.

Reconoció que durante muchos años trabajó para el desarrollo de una vacuna contra el veneno del alacrán utilizando péptidos sintéticos que corresponden a las secuencias de los aminoácidos de las toxinas.

La investigación fue exitosa en la generación de anticuerpos, dijo, pero éstos “no eran protectores del piquete de alacrán”. Por ello, explicó, decidimos explorar la selección, dentro del repertorio de inmunoglobinas humanas, “algunos anticuerpos que reconozcan las toxinas. Y esa es la línea que trabajamos en este momento”.

Possani Postay destacó que avanzar en el conocimiento del veneno de alacrán es un tema relevante para México, pero también para otras naciones donde se presentan casos de piquetes de ese arácnido, como Argentina, Brasil, Venezuela y Cuba, entre otros países de América Latina, muchas de cuyas especies han sido estudiadas por el investigador.


Lourival Domingos Possani Postay


Possani es un biólogo, biofísico, investigador, catedrático y académico brasileño naturalizado mexicano. Se ha especializado en el campo de la toxicología realizando diversos estudios e investigaciones sobre el veneno de los alacranes y sus antídotos.

Cuenta con estudios profesionales en Historia Natural en la Universidad Federal do Rio Grande do Sur en Porto Alegre, Brasil; estudios de postgrado en Biofísica, un doctorado en Biofísica Molecular, ambos de la Universidad de Paris, y estudios postdoctorales realizados en la Universidad Rockefeller en Nueva York y en el Instituto Max Planck de Alemania.

Desde 1974 y hasta la fecha ha colaborado como investigador en materia de Biología Experimental, Biología Molecular, Bioquímica y Biotecnología en la Universidad Nacional Autónoma de México, misma institución en la que ha tenido puestos docentes en las materias mencionadas y puestos académico-administrativos varios.

En el extranjero ha sido distinguido como profesor visitante en la Universidad de Yale, en el Instituto de Cibernética y Biofísica del Consejo de la Investigación Científica Italiano, en el Baylor College of Medicina, entre otras instituciones académicas de prestigio internacional.

Ha realizado investigaciones sobre el fenómeno de autooxidación de la hemoglobina humanal, sobre la producción de anticuerpos en contra de la glutamato descarboxilasa del cerebro.

Es miembro de la Academia de Ciencias de América Latina desde 1999. Es miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, fue fundador y presidente de la Academia de Ciencias de Morelos. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, en el cual fue nombrado Investigador Emérito en 2002 e Investigador Nacional de Excelencia en 2012. Es Investigador Emérito del Instituto de Biotecnología de la UNAM. Es miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República.

Ha publicado más de 300 artículos para revistas especializadas y 18 capítulos para libros colectivos internacionales. Su obra ha sido citada en más de 7300 ocasiones. Cuenta con 23 patentes de invención.

Por su trayectoria profesional ha recibido varios premios

Premio Universidad Nacional en el área de Ciencias Naturales por la Universidad Nacional Autónoma de México en 1993.
Premio Jorge Rosenkran, otorgado por el Instituto Syntex en 1994.
Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales por la Secretaría de Educación Pública en 1995.
Premio Nacional Glaxo Wellcome en el área de investigación básica, en 1997.
Premio Morelense de Excelencia, otorgado por el Gobierno del Estado de Morelos, en 2000.
Investigador Emérito Nacional del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) desde 2002.
Investigador Emérito por el Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México desde 2005.
Investigador Nacional de Excelencia del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología desde 2012.
Doctor honoris causa por la Universidad de Debrecen de Hungría.
Presea Cecilio Robelo por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.


Fuente: La jornada
Editado: Bio-Gea
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario