La desigualdad en Internet

Jun 2014


El factor económico es uno de los principales obstáculos que enfrenta el país para acercar a los mexicanos a plataformas digitales. El desarrollo digital por entidades federativas en México es heterogéneo, esto quiere decir que existe una brecha de más del 30% entre los estados mejor y peor posicionados en materia de inclusión digital.


Internet es la vía de información del siglo veintiuno, sin embargo, la meta del Plan de Desarrollo gubernamental para que el 70% de los hogares mexicanos cuenten con servicios de Internet de banda ancha al final del sexenio, aún se encuentra distante.

9.5 millones de hogares tienen acceso a Internet, equivalente al 30.7% del total, según las últimas cifras del Módulo sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Un análisis de la agencia The Competitive Intelligence Unit (CIU) indicó que “el desarrollo digital por entidades federativas en México es heterogéneo”, esto quiere decir que existe una brecha de más del 30% entre los estados mejor y peor posicionados en materia de inclusión digital.

El Distrito Federal, Baja California (norte y sur), Sonora, Chihuahua, Nuevo Léon y Jalisco cuentan con una penetración mayor al 50%, mientras que hogares de Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca que cuentan con una computadora representan menos del 20% del total de cada estado.

Además, 15 de las 32 entidades se encuentran por debajo del promedio nacional, equivalente a una penetración de 35.8% de los hogares.

Entre los motivos por los que hogares mexicanos no cuentan con equipo de cómputo, está en primer lugar la falta de recursos económicos, seguido de que los hogares consideran no necesitarlo.

18% de los hogares que no posee computadora no cuenta con las habilidades digitales necesarias o desconoce su utilidad.

Internet, el otro reto


En cuanto a la penetración de servicios de internet en hogares mexicanos también existe una gran disparidad entre entidades federativas, donde el porcentaje de hogares conectados oscila entre 11.8% y 50.7% del total.

Mientras entidades como el Distrito Federal, Jalisco, Quintana Roo, Colima, Baja California Sur, Sonora y Nuevo León cuentan con una penetración mayor al 45%, existen algunas entidades altamente rezagadas y con un acceso menor al 20%, entre las que también se encuentran Chiapas y Oaxaca con los niveles de penetración más bajos, seguidos por Guerrero, Tlaxcala, Hidalgo y Michoacán.

La mayor proporción de los hogares (58%) que cuentan con conexión a Internet, utilizan una línea telefónica dedicada para la recepción del servicio o se encuentran suscritos a un operador de cable.

No obstante, la mayor parte de estos usuarios pertenece a la fracción de la población que cuenta con mayor nivel de ingreso, donde prácticamente la totalidad de los hogares cuenta con una conexión a internet. En contraste, entre el 10% de los hogares más pobres del país, sólo 2 de cada 100 hogares cuenta con una suscripción de internet.

Asimismo, el crecimiento de la banda ancha fija se ha visto estancado durante los últimos años, pasando de un crecimiento de 41% en el número de suscripciones en 2009 a cifras menores a 8% en 2013.

La principal razón por la cual los hogares en distintas entidades federativas no cuentan con Internet, es la falta de recursos económicos. Esto mantiene coherencia con las bajas tasas de crecimiento en el número de suscripciones a Banda Ancha Fija atribuible al insuficiente ajuste competitivo de precios para llegar a todos los sectores de la población.

Además, CIU observa un comportamiento semejante con respecto a la cantidad de usuarios que no sabe utilizar esta tecnología o desconoce su funcionalidad, es decir, se hace manifiesta la oportunidad de inversión en capacitación para el fomento de la inclusión digital.


Fuente: Forbes
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario