Científicos mexicanos logran controlar plaga de nematodos que afectan cultivos de papa por medio de hongos.

05 Sep 2014

Aproximadamente seis mil hectáreas del estado de Veracruz son dedicadas a la producción de papa (Solanum tuberosum), en la que participan unos tres mil agricultores. Durante los últimos 30 años, los campos de cultivo de la zona del Cofre de Perote se han afectado por la presencia del nematodo dorado de la papa (Globodera rostochiensis) que afecta el rendimiento en más del 40 por ciento.

De acuerdo a registros del Instituto de Ecología A. C. (Inecol), el microorganismo llegó a tener presencia de seis mil quistes por kilogramo de suelo, cuando lo que recomienda la Organización Europea de Protección para las Plantas para no afectar el rendimiento del cultivo es de 40; las opciones de los agricultores para su control han sido químicos altamente tóxicos, muchos de ellos fuertemente restringidos.

Ante esta problemática, investigadores de la Red de Biodiversidad y Sistemática, del Inecol, localizaron y probaron con efectividad un hongo capaz de alimentarse del nematodo, de manera que se logró un control biológico de la plaga, se anuló el uso de productos químicos y se contribuyó a disminuir el impacto de la agricultura en la ecología de la región.

Por su importancia a nivel mundial, el bionematicida fue protegido intelectualmente y tiene una patente en trámite para Europa, Estados Unidos y Sudamérica; así lo explica la doctora Gloria Carrión Villarnovo, quien encabeza el proyecto científico.

Los nematodos fitoparásitos son microorganismos que se alimentan de los nutrimentos absorbidos por las raíces de las plantas; en el caso de la papa, en vez de producir ocho o diez tubérculos, una planta infectada generará cuatro o cinco, y de un tamaño menor al considerado natural.

“México es considerado el segundo centro de origen de la papa, después de Perú, y al estudiar el caso vimos que en la zona montañosa de Cofre de Perote hay tubérculos silvestres y que en la región podría haber hongos antagonistas del nematodo dorado; tras una gran exploración encontramos algunos en 2005 que podrían ser potenciales agentes de control biológico.

“El proceso se aceleró porque vimos que los agroquímicos eran manejados sin cuidado alguno, incluso por niños, además de que los compuestos se iban a los mantos freáticos por escurrimiento o se quedaban en los mismos tubérculos, y de esa manera las afectaciones eran mayores”, refiere la científica del Inecol.

“De la fase de laboratorio pasamos al campo, donde se probaron hongos que no fueron favorables, hasta que encontramos uno que nos funcionó y con el cual bajamos hasta 90 por ciento la población del nematodo dorado en dos años combinando el control biológico con otros métodos de manejo integrado.

De acuerdo con la doctora Carrión Villarnovo, se buscaron oportunidades de financiamiento y fue el Conacyt, mediante el Fondo Sectorial de Innovación, la entidad que nos apoyó. Con estos recursos se solicitó la patente y se adquirió un biorreactor de 15 litros para reproducir el hongo que se utilizó en los diversos experimentos. “Estamos en vía para escalar el proceso de fermentación y producirlo masivamente”, puntualiza.

Hace mención que el equipo científico de Inecol también trabaja en modificar hábitos o costumbres de los agricultores que favorecen la introducción y proliferación de plagas y enfermedades agrícolas, principalmente en la región del Cofre de Perote, y que también pueden ser implementados en las regiones donde se cultive papa y se tenga presencia del nematodo dorado.

En la Red de Biodiversidad y Sistemática se estudian actualmente los principales problemas con las plagas del haba, uno de los cultivos utilizados como rotación en el altiplano del estado, empleando el mismo bionematicida y algunos otros agentes de biocontrol.

“En México tenemos el conocimiento para enfrentar este tipo de problemas y para llevar a término investigaciones enfocadas a la generación de plaguicidas biorracionales, ya que se trata de un tema muy importante para la agricultura debido a la creciente restricción para el uso de plaguicidas químicos”, enfatiza la científica del Inecol. 



Gloria Luz Laura Carrión Villarnovo


Síntesis curricular


Licenciatura en Biología: Universidad Veracruzana. Mayo 1984

Maestría en Ciencias: UNAM. Marzo 1993

Doctorado en Ciencias: UNAM. Septiembre 2005

Producción Científica:


Artículos Arbitrados: 35

Tesis de licenciatura: 7

Tesis de Maestría: 2

Publicaciones Selectas


Carrión, G. y A. Bonet, 2004. Mycobiota associated with the coffee berry borer (Coleoptera: Scolytidae) and its galleries in fruit. Annals of Entomological Society of America: 97 (3): 492-499.

Núñez-Sánchez, A.E., G. Carrión, M.C. Núñez-Camargo y O. Rebolledo, 2003. Densidad de población de quistes de Globodera rostochiensisWoll. en el Cofre de Perote, Veracruz, México. Revista Mexicana de Fitopatología 21 (2): 207-213.

Núñez-Camargo, M. C., G. Carrión y Núñez-Sánchez, 2003. Fungi associated with Globodera rostochiensis cyst in Mexico. International Journal of Nematology 13:151-161.

Carrión, G. y V. Rico-Gray, 2002. Mycoparasites on the coffee rust in Mexico. Fungal Diversity 11: 49-60.

Romero, A. y G. Carrión, 2000. Primer registro de Tuberculina persicina en México. Revista Mexicana de Fitopatología 17: 131-133.

Romero, A., G. Carrión y V. Rico-Gray, 2000. Fungal latent pathogens and endophytes from leaves of Parthenium hysterophorus (Asteraceae).Fungal Diversity 7 :81-87.

Carrión, G., A. Romero y V. Rico-Gray, 1999. Use of Verticillium lecanii as a biocontrol agent against bean rust (Uromyces appendiculatus).Fitopatología 34 (4): 214-219.

Curriiculum en extenso

Fuente: Investigación y Desarrollo
Editado: Bio-Gea
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario