Sinaloenses obtienen biocombustible en forma rápida y económica

01 Nov 2014


Estudiantes de la Universidad Autónoma de Sinaloa crearon una forma alternativa de obtener energía a través de la hoja de agave, que es una fuente de biomasa. El desarrollo consiste en obtener biocombustible de segunda generación y desarrollar e implementar tecnología que pudiera generar energía sustentable y alternativa.

 

La alumna de la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas (FCFM) de la UAS, María Elisa Evangelina Avila Gaxiola, dijo que la industria tequilera extrae la piña de la jima y desechan la hoja, la cual es un biomaterial importante para la generación de bioetanol.

“Este desecho es aproximadamente un 40 por ciento de la proporción de la planta, lo que hacemos es trabajar con las hojas mediante tratamientos acido enzimáticos para romper lo que es el material celulósico”, aseveró. 

Esta planta tiene otros compuestos químicos aprovechables para la obtención de azúcares libres”, detalló la estudiante del doctorado en física de la Universidad Autónoma de Sinaloa  (UAS). 

Avila Gaxiola explicó que estos azúcares son sometidos a biotransformación, es decir, fermentación, y con ello que se obtiene el bioetanol, este es el combustible de segunda generación. 

Sobre sus usos, dijo que el biocombustible puede ser utilizado en cualquier medio de trasporte y como aditivo del combustible, es decir, que se pueden hacer mezclas de gasolina con etanol en ciertos porcentajes, lo que esto sería menos contaminante. 

Finalmente, aseguró que la hoja de agave es una alternativa 100 por ciento viable, ya que posee otros compuestos químicos, como los carbohidratos y los frútanos, que se pueden utilizar para la obtención de azúcares.

Por su parte, José Carlos Avila Gaxiola, también estudiante del doctorado en Física, es quién se encarga de estudiar el efecto vibratorio de las moléculas de la hoja de agave, utilizando la técnica de Espectroscopia.

Explicó que para este proyecto de biocombustibles, esta técnica es una alternativa rápida y de bajo costo, ya que mide el etanol en la biomasa del desecho.

El proyecto de ambos, se denomina: El estado de los azúcares y material celulósico de la hoja de agave: una alternativa de biomasa para la obtención de bioetanol de segunda generación.

“Con esa técnica se obtienen resultados en cinco minutos y se analizan en un par de horas, cuyos resultados son concentraciones (de bioetanol) muy exactas y precisas”, expuso.

Dio a conocer que con este proyecto busca contribuir en acortar los tiempos en la toma de decisiones, concluir que material, que ácido y que enzima conviene más para la producción de bioetanol.

Esta investigación se presentó en el pasado Congreso Internacional de Superficies, Materiales y Vacío en Ensenada, Baja California, y en el 57 Congreso Nacional de Física, que se realizó en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa.

Fuente: UAS
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario