¿Por qué hay menos guepardos?

30 Sep 2014

Las comunidades de guepardos salvajes decrecieron notablemente en el último siglo. Han pasado de aproximadamente 100,000 del año 1900 a tan solo unos 10,000 en la actualidad.



Un nuevo estudio en el que participaron investigadores de Europa, Sudáfrica y de la Universidad de Carolina del Norte sugería que la energía que los guepardos gastan buscando a sus presas, más que en sus veloces tácticas de cacería o a consecuencia del robo de sus alimentos por parte de otros depredadores, podría ser la responsable de sus menguantes números.

Los guepardos son cazadores de alta velocidad, pero no son los depredadores más fuertes en sus ecosistemas; a menudo, las hienas y los leones se aprovechan de esto, al robar los alimentos que tan difícilmente consiguen.

Por tanto, investigadores habían vislumbrado que la pérdida de presas asociada al habitual robo por parte de otros animales podría estar debilitando las poblaciones de guepardos, al obligarlos a gastar grandes cantidades de energía durante la persecución y el derribo de presas, mismas que finalmente no pueden reponer. Finalmente, un equipo internacional de biólogos decidió estudiar si este era el caso.

Tras la huella

Investigadores capturaron guepardos de dos reservas sudafricanas diferentes, las inyectaron con un tipo especial de agua adicionada con isótopos y les pusieron collares de radio. Al seguir a los ejemplares y analizar la cantidad de isótopos en las muestras de sus desechos, pudieron calcular la cantidad de energía que uno de estos carnívoros utiliza para atrapar a sus presas y, así, lo perjudicial que el robo podría ser.

Los resultados fueron sorprendentes. El gasto de energía en los guepardos durante una cacería real fue relativamente pequeño, aun tomando en cuenta sus explosiones de velocidad. El mayor impulsor del gasto energético para el guepardo resultó ser la distancia que tenían que recorrer con el fin de encontrar a sus presas.

"Pareciera que el guepardo es capaz de hacer frente a los grandes predadores y la pérdida ocasional de alimentos sin demasiada dificultad", dijo Mike Scantlebury, biólogo de la Universidad de Queen en Belfast, Irlanda del Norte, y autor principal del artículo que describe la investigación. Para que el robo de presas sea un causa, los guepardos tendrían que ser víctimas del robo más del 50% de las veces, lo cual no es el caso de los animales que estudiamos".

En vez de ello, los investigadores relacionan la disminución de la población de guepardos con factores -como la pérdida de su hábitat y causas humanas- que los obligan a viajar más lejos en busca de presas.

Habla Johnny Wilson, quien trabajó en el proyecto mientras terminaba su doctorado en el estado de Carolina del Norte: "A menudo culpamos a los leones y a las hienas de diezmar las poblaciones de guepardos, cuando probablemente somos nosotros quienes provocamos el encogimiento de su población. Cualquier cosa que hacemos ?como agotar las reservas de sus presas o erigir vallas o barreras?, de manera que ellos tienen que ir más lejos en busca de alimento, hace la vida de los guepardos mucho más difícil".



Fuente: National geographic
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario