Emplean nanopartículas de plata y desechos de camarón para mejorar cicatrización

28 Nov 2014.


El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados(Cinvestav) y la farmacéutica Neolpharma dieron a conocer al ganador de la segunda edición del Premio a la Innovación en Bionanotecnología. El galardón se lo adjudicó una investigación que emplea nanopartículas de plata en películas de quitosana para crear un sistema que acelera y mejora el proceso de cicatrización.


El proyecto encabezado por Irinea Yáñez Sánchez, delmCentro Universitario de los Valles de la Universidad de Guadalajara, representa un avance en el conocimiento del proceso regenerativo de la piel y de sus posibles alternativas para tratar todo tipo de cicatrices, desde aquellas provocadas por quemaduras o cortadas hasta las causadas por cirugías.

Al entregar el premio (un diploma y 150 mil pesos), el doctor René Asomoza Palacio, director general del Cinvestav, habló sobre la importancia de hacer estudios en el campo de la bionanotecnología, ya que puede transferirse y aplicarse ese conocimiento a diferentes industrias. Asimismo, destacó la sinergia que utilizó esta investigación con otras instituciones, lo que demuestra que la vinculación ayuda a obtener buenos resultados.

La autora de la investigación galardonada explicó: en un laboratorio se desarrollaron las nanopartículas de plata y se realizó la polimerización de la quitosana (polisacárido extraído de la cáscara de crustáceos) para formar un entramado y atrapar las partes de metal. Posteriormente se colocó la película sobre la herida de los animales.

Sin embargo, el mayor logro fue comprobar que a nivel celular las nanopartículas incidían en un crecimiento más ordenado de las células encargadas de la reepitelización, por lo que elimina las cicatrices queloides (abultadas) y ofrece un efecto bactericida.

Por ello durante las pruebas de laboratorio se realizaron incisiones en el lomo de ratas y fueron colocadas la capa de quitosana con nanopartículas, mientras que en el grupo control se mantuvo una recuperación natural.

Además del Centro Universitario de los Valles, el proyecto requirió del apoyo de expertos de Ciencias de la Salud de la UDG, así como de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa.


Por: Ruslán Aranda Hernández
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario