Nueva herramienta potencial para detección del cáncer de cuello uterino

29 Jan 2015

Imagen: Una comparación entre el tejido normal del cuello uterino (arriba), la lesión en el tejido (segunda fila), la imagen fotográfica (tercera hilera) y las imágenes DMAP correspondientes (cuarta fila) (Fotografía cortesía de la revista Biomedical Optics Express).
Imagen: Una comparación entre el tejido normal del cuello uterino (arriba), la lesión en el tejido (segunda fila), la imagen fotográfica (tercera hilera) y las imágenes DMAP correspondientes (cuarta fila) (Fotografía cortesía de la revista Biomedical Optics Express).

La imagenología fotoacústica (PAI) tiene el potencial de ser un método más rápido, económico y menos invasivo, para detectar y determinar el estadío del cáncer de cuello uterino (CCU), de acuerdo con un estudio nuevo.

Investigadores de la Universidad Central del Sur (Changsha, China) llevaron a cabo 30 experimentos in vitro con muestras de tejidos que representaban diferentes etapas del cáncer, utilizando la PAI, una técnica de imagenología óptica, híbrida, que combina el alto contraste de la imagen óptica pura con la alta resolución espacial y la profundidad de imagen profunda de la ecografía. La técnica consiste en pulsos de láser cortos, algunos de los cuales son absorbidos por los tejidos y convertidos en calor, lo que conduce a la rápida expansión térmica dentro de los tejidos con lo que se producen ondas ultrasónicas. Las ondas generadas luego son detectadas por un sensor ultrasónico para formar imágenes fotoacústicas de los tejidos.

En cada uno de los experimentos, los investigadores incrustan una sección de tejido normal de cuello uterino y una sección de lesión cervical (de la misma persona) en un maniquí cilíndrico para realizar la PAI simultánea. Una parte de cada muestra se envió también para evaluación histológica con PAI cruzada. Mediante el procesamiento de todos los datos de imagenología, los investigadores obtuvieron una profundidad máxima de la imagen de proyección de amplitud (DMAP), que muestra el contraste PAI de la muestra. Los investigadores utilizaron la hemoglobina como el agente de contraste, ya que la PAI es altamente sensible a la angiogénesis anormal, una característica de los CCU.

Las imágenes DMAP obtenidas fueron analizadas para evaluar la extensión de la angiogénesis para las diferentes etapas clínicas del CCU. Los resultados mostraron la absorción más fuerte, de las lesiones cervicales, con respecto a las absorciones del tejido normal. La diferencia en la absorción óptica media (MOA) entre las lesiones de tejidos normales y el CCU mostró una significancia estadística, y las MOA de las lesiones CCU estaban estrechamente relacionadas con la gravedad del CCU. El estudio fue publicado en la edición de enero de 2015 de la revistaBiomedical Optics Express.

“Debido a la concentración superior de hemoglobina, la angiogénesis anormal tiene absorciones ópticas superiores en ciertas longitudes de onda con respecto a las de los tejidos normales”, dijo el autor principal, el profesor asistente de ingeniería biomédica, Jiaying Xiao, PhD. “La técnica es no invasiva y puede detectar las lesiones en el canal cervical, una zona que los métodos convencionales no observan. La imagenología fotoacústica también puede evaluar la profundidad de la invasión de las lesiones cervicales de manera más eficaz”.

En la práctica clínica actual, el diagnóstico del CCU se hace principalmente a través de los programas de detección primaria del cuello uterino, seguidos por una biopsia, si es necesario, pero este método consume mucha mano de obra y es costoso, y sólo puede detectar lesiones superficiales alrededor del orificio cervical externo. Por el contrario, la PAI es sensible a la angiogénesis anormal profunda en el tejido biológico, y puede ser útil para el barrido intacto tanto alrededor del orificio externo como en el canal cervical.
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario