Cisticercosis cerebral, primera causa de epilepsia en México

25 Dic 2014.


“La cisticercosis es la parasitosis más frecuente en México y cuando la patología es de tipo cerebral constituye la primera causa de epilepsia”, aseguró la especialista del Centro Médico Nacional Siglo XXI, Alma Griselda Ramírez Reyes, al dictar la conferencia “Neurocisticercosis” en la Escuela Superior de Medicina (ESM) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

La especialista explicó que la cisticercosis está relacionada con la pobreza y con la deficiente infraestructura sanitaria, predominantemente en las zonas rurales; es causada por la ingestión de huevos del parásito Taenia solium que se encuentran en los alimentos contaminados.

Indicó que entre los factores de riesgo se encuentran el consumo de carne de cerdo, frutas y verduras contaminadas como resultado de su cocción o preparación insalubre y el parásito también lo puede diseminar una persona infectada que no se lava bien las manos después de una deposición.

Dijo que la cisticercosis es endémica en diversos lugares del mundo. En América Latina la mayor prevalencia se registra en Brasil y México, así como en África y en el sureste asiático, principalmente en la India y en Nepal. Ramírez Reyes refirió que las demarcaciones con mayor prevalencia de la enfermedad son Guanajuato, Jalisco y el Estado de México, pero en general en todo el país es considerado como un problema de salud pública muy importante.

Señaló que los portadores de Taenia solium en las zonas rurales constituyen entre el 10 y el 25 por ciento, lo cual se considera una prevalencia muy alta, con afecciones mayoritariamente entre los 15 y 40 años de la población económicamente activa. Citó que la mortalidad mundial es de 50 mil casos anualmente y se estima que casi 20 millones de personas en todo el orbe están infectadas.

La especialista manifestó que el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de la Secretaría de Salud, es el nosocomio que cuenta con el estudio más completo y el seguimiento de la cisticercosis cerebral en México, y de acuerdo con reportes emitidos por la dependencia, entre 1985 y 1992 la cisticercosis constituía el 11 por ciento del total de las consultas del hospital y el 25 por ciento del total de las craneotomías realizadas por año, además de ser la primera causa de epilepsia en el adulto.

En cuanto al proceso de infección, explicó que la T. solium se aloja en el intestino delgado, se adhiere a través del epitelio y pasa al torrente sanguíneo hacia diferentes órganos del individuo. Produce entre 50 y 80 mil larvas que se liberan mediante la defecación al aire libre y además de diseminarse a través de los portadores humanos, infectan frutas y verduras regadas con agua contaminada, misma que también beben los cerdos.

“El parásito se aloja principalmente en los pulmones, en los tejidos muscular y subcutáneo y los efectos más devastadores de la enfermedad se presentan cuando se aloja en el sistema nervioso central. El ciclo del cisticerco pasa por diferentes estadios (vesicular, granular o nodular y calcificado), de acuerdo con ello son las manifestaciones clínicas”, apuntó.

Mencionó que entre el 29 y 62 por ciento de la cisticercosis que se localiza en el sistema nervioso central, ocurre en la región parenquimatosa y puede ser única, múltiple o masiva; sus manifestaciones clínicas son epilepsia entre el 50 al 80 por ciento de los casos.

También precisó que cuando el parásito se aloja en la región subaracnoidea, hasta en el 56 por ciento de los casos, este tipo de lesión puede alcanzar proporciones muy importantes en cuanto a sus dimensiones y ocasionar un efecto de masa que produce inflamación y desplazamiento del tejido cerebral, además tiende a producir fibrosis leptomeníngea e inflamación de los vasos cerebrales (vasculitis) que puede conducir a infartos cerebrales, producir neuropatías de nervios craneales oculomotores (lo cual puede ocasionar disminución de la visión o ceguera) e hidrocefalia.

La frecuencia de la cisticercosis intraventricular se sitúa entre el 10 y el 20 por ciento de todos los casos y es potencialmente letal, principalmente la que se localiza en el tercer ventrículo, y cuando hay cambios en los movimientos de traslación de la cabeza, puede haber un incremento súbito de la presión intracraneal, puede producir una pérdida del estado de alerta y puede llevar al paciente al estado de coma o a la muerte súbita de forma inmediata.

Asimismo, dijo que las formas extraneurales de la cisticercosis se pueden localizar en la retina, en el tejido subcutáneo y en casi el 75 por ciento de los pacientes con neurocisticercosis se observan calcificaciones musculares. Subrayó que la infección ocasionada por T. solium puede tratarse en algunos casos con medicamentos, en otros con cirugía, pero en algunos casos los daños son irreversibles y no hay tratamiento por el riesgo que representa para los órganos comprometidos.

No obstante, apuntó que la mejor forma de evitarla es la prevención a través del lavado correcto de las manos después de ir al baño, lavar frutas y verduras con agua y jabón, adecuado nivel de cocción de los alimentos y tratamiento a animales enfermos.


Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario