Descubren PROFEPA y PGR centro de acopio para venta ilícita de animales silvestres por Internet

08 Mar 2015

+ Encuentran en domicilio de Monterrey, Nuevo León, congelador con los cuerpos de 40 ejemplares entre los que destacan monos, cocodrilos moreletti y pitones 

+ Autoridades consiguen rescatar a 12 animales vivos que sufrían graves condiciones de hacinamento y falta de alimentación

+ Investigación conjunta ubica a presuntos responsables que utilizaban Facebook para la comercialización ilegal de especies listadas en la NOM-059



MONTERREY, NL.- En una acción conjunta, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la Procuraduría General de la República (PGR) descubrieron un predio particular que era utilizado como centro de acopio, para la venta ilícita de animales silvestres a través de la Internet.

Una investigación realizada por elementos de ambas dependencias en el estado de Nuevo León, obtuvo la orden de cateo de un juez federal para ingresar a un domicilio particular de la colonia Plutarco Elías Calles, de este municipio, donde encontró en un congelador de carnes los cuerpos de 40 ejemplares.

Entre los ejemplares muertos hallados destacan: 17 Pitón bola (Python regius); 2 Petauros del azúcar (Petaurus breviceps); 2 Ardillas gris (Sciurus aureogaster); 2 Perritos de la pradera cola negra (Cynomys ludovicianus); 1 Mono ardilla (Saimiri sciureus), y 1 Mono Titi orejas de algodón (Callithrix jacchus).

También había: 1 Perico mostacho (Psittacula alexandri); 2 Cernícalos (Falco sparverius); 3 Lagartos Monitor De Agua (Varanus salvator); 2 Cocodrilos de pantano (Crocodylus moreletii), 4 Pitón burmes (Python molurus bivittatus), 1 Serpiente maicera (Elaphe guttata) y 2 Rana arborícola ojo rojo (Agalychnis callidryas).

El cateo que contó también con el apoyo elementos de la Fuerza Civil de Monterrey, consiguió además el rescate de otros 12 animales vivos que fueron encontrados en graves condiciones de hacinamiento y sin alimentos ni agua. Las especies en cuestión, están listados en la NOM-059-SEMARNAT-2010.

La investigación conjunta de la PROFEPA y PGR respondió a la atención de una denuncia popular que fue presentada desde el pasado mes de octubre, la cual acusaba la compra-venta de especies animales en peligro de exitinción a través de las redes sociales de la Internet como Facebook.

La acción derivó en el operativo que se llevó a cabo la mañana de este domingo en una acción conjunta con elementos de la Procuraduría General de la República PGR, en un domicilio particular de la Colonia Plutarco Elías Calles, en el municipio de Monterrey, Nuevo León.

El cateo fue comando por funcionarios de la Delegación Federal de la PROFEPA en dicha entidad y permitió constatar que los animales vivos ofrecidos en venta en Facebook estaban en condiciones de severo hacinamiento, sin agua, ni comida, lo que representa una falta grave al trato digno y respetuoso de las especies.

Inspectores de la PROFEPA verificaron la existencia en dicho domicilio de 12 ejemplares de vida silvestre, tales como: 01 perico sol, 01 chinchilla, 6 tortugas del desierto, 2 guacamayas azul y oro, y 2 pericos monje argentinos, los cuales fueron asegurados de manera precautoria por esta Procuraduría. 

Los ejemplares tenían como fin ser comercializados a través de la red social Facebook.

Gracias a una denuncia ciudadana presentada en las instalaciones de PROFEPA, personal adscrito a esta dependencia federal realizó lo propio ante la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado, por lo que se inició una investigación conjunta.

Cabe señalar que los ejemplares vivos fueron trasladados al Zoológico Parque “La Pastora”, donde serán evaluados por veterinarios para determinar el estado de salud en el que se encuentran y también serán resguardados por el parque mientras se determina su destino final.

Los pericos y las guacamayas están en la categoría de especie amenazada, de acuerdo a la NOM-059-SEMARNAT-2010; el tráfico ilegal para el mercado de mascotas, así como la destrucción de su hábitat, son las principales causas del deterioro de las poblaciones silvestres.

Ante ello, la Procuracuría Federal de Protección al Ambiente exhorta a la sociedad a no comprar loros, guacamayas y pericos toda vez que su venta está prohibida.

El artículo 420 fracción cuarta del Código Penal Federal establece que la posesión ilegal de ejemplares es un delito que se castiga con pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa, y se aplica una pena adicional hasta de tres años más de prisión y hasta mil días multa adicionales, cuando las conductas descritas se realicen con fines comerciales.












Fuente: PROFEPA







Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario