La UNAM diseña planta de energía solar para tratar agua

23 Ene 2015



Investigadores del Instituto de Ingeniería (II) de la Universidad Nacional Autónoma de México desarrollaron un proceso –del que participan alumnos de licenciatura y posgrado– basado en el uso de reactores fotoquímicos y fotocatalizadores para limpiar el líquido de distintos contaminantes, orgánicos y químicos.

Julio César Morales Mejía, de la Coordinación Mecánica y Energía del II, detalló que diversos reportes han mostrado que en el agua, incluso en la potable, hay materiales orgánicos como triclosán, resorcinol, edulcorantes y fármacos, como naproxeno e ibuprofeno, que pueden perjudicar la salud de los seres vivos.

Los universitarios trabajan en la planta solar del II, localizada junto al Jardín Botánico exterior, donde desarrollan procesos de tratamiento y reactores fotoquímicos. Para contrarrestar la contaminación, el equipo de investigación emplea la fotocatálisis heterogénea solar, mediante materiales denominados fotocatalizadores (óxidos y sulfuros).

En este proceso, a través del cual la energía ultravioleta activa el fotocatalizador, que –a su vez– genera especies químicas altamente reactivas llamadas radicales hidroxilo; éstos oxidan los contaminantes orgánicos y así se limpia el agua residual, como la potable.

Morales Mejía explicó que básicamente trabajan con dióxido de titanio (Ti02) como fotocatalizador, semiconductor activado con fotones ultravioleta, que pueden provenir de la radiación solar. Entre las ventajas están su alta estabilidad química, el bajo costo y la aceptable inocuidad para los seres vivos, en especial si se utiliza como partículas micrométricas o como películas depositadas sobre materiales que pueden ser tezontle, esferas de vidrio, tubos y vidrios planos, entre otros.

Al trabajar con el catalizador inmovilizado han podido oxidar compuestos como triclosán (presente en algunos desinfectantes de manos, pastas dentales y champús), fármacos y compuestos light, entre otros contaminantes depreocupación emergente, cuya cantidad en los cuerpos acuíferos va en aumento.

El universitario explicó que la descontaminación del agua mediante radiación solar podría ser aplicable de forma casera, en el ámbito industrial o en el comercial. En depósitos potabilizados, por ejemplo, se colocaría un sistema contiguo al tinaco, un pequeño reactor fotocatalítico que brindará un tratamiento extra al líquido.

Así se mejoraría la calidad del líquido tornándolo de consumo humano, pues se eliminarían remanentes diluidos y contaminantes que muchas veces escapan a la potabilización.

En la planta desarrollada por los universitarios hay reactores pequeños que tratan de uno a dos litros; los más grandes manejan entre 20 y 100 litros en cada ciclo. Trabajan, además, en un mecanismo que brinde el funcionamiento de un reactor fotocatalítico energéticamente autónomo, para evitar el uso de fluido eléctrico de fuentes convencionales durante su operación; con ello, se tendría un proceso ecológicamente amigable.


Fuente: La Jornada
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario