Producir energía más barata a partir de níquel o manganeso

24 Dic 2014


El platino, el paladio y otros materiales caros y escasos, podrían ser sustituidos por otros como el níquel, el manganeso o aleaciones de ambos, más abundantes, para producir energía más verde y barata, si fuera posible aumentar la eficiencia de éstos últimos, según la científica española Eva Pellicer.

Precisamente ése es el campo de investigación de Pellicer, galardonada en la última edición de las becas L’Oréal-UNESCO que premian la labor científica de mujeres menores de 40 años, y cuyo trabajo, según ha explicado a EFEverde, consiste en “preparar materiales nanoporosos que se puedan utilizar para catalizar reacciones que no se darían de un modo espontáneo”.

Estos materiales son “una especie de esponjas de baño, totalmente agujereados, como una especie de mallas, que tienen una superficie específica muy elevada”, ha añadido Pellicer, “y si juegas con la composición y arquitectura adecuadas se pueden utilizar para hacer más favorable y más rápida la reducción de la molécula de agua hacia hidrógeno gas”.

Por lo tanto, su investigación consiste en diseñar estos materiales para que “tengan una composición y una estructura adecuadas que favorezcan esta reacción” y obtengan hidrógeno “a velocidades razonablemente elevadas y en grandes cantidades”.

Para Pellicer, otro aspecto importante de su trabajo consiste en suprimir los metales nobles de la composición de los catalizadores, pese a que hasta el día de hoy son los más empleados, debido a su escasez y alto precio: “la idea es reemplazar estos metales por otros elementos más abundantes y que luego tengan costos de producción bajos”.

El platino, el paladio o el oro son “catalizadores estrella de muchísimas reacciones” pero “queremos reemplazarlos por materiales más abundantes y baratos para que su producción llegue al mercado en mejores condiciones”.

Para hacerlo más visual, esta experta utiliza un símil: “podemos compararlo con un cubo totalmente macizo en el que la reacción sólo puede tener lugar en la superficie…, pero si lo agujereas como si fuese un queso gruyere, hay mucha más superficie, la externa y la interna de alrededor de la pared de los poros y muchos más puntos dónde producir este hidrógeno”.

La filosofía es “disponer de materiales más baratos y con una superficie muy alta para favorecer la producción de este hidrógeno”.

De momento, “ya hemos conseguido producir hidrógeno en una cantidad y a una velocidad razonables, pero no podemos competir con el platino y sus aleaciones…, por eso es importante investigar para acercarnos a la eficiencia del platino”.

Pellicer tiene un doctorado en química, ha trabajado en diferentes centros nacionales e internacionales y es investigadora Ramón y Cajal en el departamento de Física de la Universidad Autónoma de Barcelona, pero considera que “el éxito es muy relativo” y que ha “tenido mucha suerte porque en este país hay muchísimo talento”.

Aunque esta científica tiene una enfermedad crónica desde los 16 años, ésta nunca ha supuesto un impedimento para conseguir sus metas.

“Uno tiene que tomarse las cosas con filosofía y como una oportunidad para demostrarse que puedes superar cualquier obstáculo; si un día estás peor y no puedes seguir trabajando el mismo tiempo, lo bajas, pero si perseveras puedes lograr lo que quieras”.

Por eso en la ciencia hay que “ser constante”, ya que en la investigación “pasas días y meses infructuosos, en los que no obtienes resultados que sean relevantes“, aunque cuando “un día lo consigues, te olvidas de todo lo mal que lo hayas podido pasar antes“. 


Fuente: EFEverde
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario