Árboles japoneses para medir el carbono



Hace unos 1200 años, la Tierra fue alcanzada por una oleada de rayos cósmicos que quedó impresa en los anillos de árboles japoneses.

Los rayos cósmicos son partículas subatómicas que atraviesan el espacio gracias a varios acontecimientos astronómicos, como las supernovas o las erupciones solares.

La Tierra es permanentemente bombardeada por una cantidad relativamente estable de rayos cósmicos, y al chocar estas partículas con alta carga de energía con los átomos en la atmósfera, liberan partículas subatómicas llamadas neutrones.

Cuando estos neutrones se unen al nitrógeno atmosférico, crean el carbono-14, un isótopo radioactivo del carbono que se incorpora a plantas y árboles durante la fotosíntesis, así como a animales herbívoros.

Al estudiar los anillos de crecimiento en dos cedros de la Isla de Yaku, al sur de Japón, los investigadores descubrieron un aumento del 1,2% en la cantidad de carbono-14 en los años 774 y 775 d.C.

La variación anual suele ser del 0,05%, por lo que un 1,2 es unas 20 veces más de lo normal y podría ser indicativo de una gran explosión cósmica.

¿También en el hielo?

El descubrimiento resulta sorprendente, pues no se registraron supernovas o erupciones solares ese año, y «un acontecimiento como ése habría sido perfectamente visible entonces», afirma Fusa Miyake de la Universidad de Nagoya (Japón), que dirigió el estudio.

Una erupción solar, por ejemplo, habría inundado la Tierra de partículas cargadas y habría provocado llamativas auroras.

Y según Miyake, si se hubiera tratado de una supernova, la explosión habría tenido que suceder en un radio de 650 años luz de la Tierra, es decir, lo suficientemente cerca para crear una nueva estrella que podría ser vista incluso durante el día.

Además, otro estudio podría apoyar la tesis de que hubo un evento cósmico cerca de la Tierra hacia el año 770: en 2008, otros investigadores japoneses detectaron un aumento de berilio-10 en hielo procedente de la Antártida.

Al igual que el carbono-14, el berilio-10 se produce tras colisiones de rayos cósmicos con átomos en la atmósfera. Entonces, los átomos radioactivos se adhieren a las partículas del aire, que pueden incorporarse a la lluvia o la nieve.

«Aunque no podemos afirmar con seguridad que el aumento de berilio-10 tuvo lugar en el año 775, es muy posible que ambos aumentos tuvieran la misma causa», afirma el estudio.


Más anillos para confirmar el hallazgo


«El uso de los anillos de los árboles para detectar acontecimientos cósmicos es una técnica fiable», señala Kevin Anchukaitis, del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty, de la Universidad de Columbia (Estados Unidos).

El método surgió en la década de los 60, cuando se empezó a desarrollar y aplicar el radiocarbono en investigaciones arqueológicas y geológicas.

Por ejemplo, en 1995 Paul Damon descubrió en una secuoya gigante lo que podría ser el rastro de una supernova registrada en el año 1006.

Para confirmar su hallazgo, «el equipo de Miyake tendrá que analizar otros árboles antiguos», afirma Anchukaitis.

El nuevo estudio sobre la explosión cósmica fue publicado online el domingo en la revista Nature.


Fuente: NG
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario