El fósforo negro puede revolucionar la electrónica

Ene 2015

El grafeno es el material que abandera una nueva era de la electrónica. La puerta hacia avances sustanciales en los dispositivos electrónicos -con pantallas flexibles y transparentes y baterías ultrarrápidas-, potentes paneles solares o ropa inteligente, entre otros usos. Sus potenciales aplicaciones son innumerables. Pero no es el único material con tan interesantes propiedades. En esta lista se incluyen el disulfuro de molibdeno o el nitruro de boro. También el fósforo negro, pero en este caso era muy complicado conseguir este material en grandes cantidades. Había funcionado muy bien como transistor y parece tener un brillante futuro, pero la dificultad para procesarlo persistía hasta que, ahora, investigadores del Trinity Collegue de Dublin (Irlanda) han conseguido solventar ese problema.

En estado natural, el fósforo negro está compuesto por muchas capas, como sucede con el grafito del que procede el grafeno. Para obtener capas muy finas, por así decirlo, hay que 'pelar' el material. Los investigadores irlandeses han demostrado que el fósforo negro puede ser exfoliado para lograr grandes cantidades de nanocapas separadas por su tamaño. Lo que han hecho ha sido usar el disolvente adecuado y bombardearlo con ondas acústicas. El temor en el experimento era que sumergido en ese líquido el material fuera estable, pero se degradase rápidamente en contacto con el oxígeno y el agua. Así que había que seleccionar la solución líquida adecuada, que crease alrededor de la fina hoja de fósforo una película protectora. Y el elegido fue el N-clorexil-2-pirrolidona o CHP. Así lograron frenar esa degradación. 

Con este importante paso a la hora de procesar el nuevo material se abre un camino interesante, no sólo para mejorar los transistores de cualquier dispositivo electrónico, sino que los autores hablan del desarrollo de interruptores ópticos, potentes sensores de gas, paneles solares y material de refuerzo de los composites, también llamados resinas sintéticas. "Las aplicaciones en electrónica son las principales y más estudiadas, pero creemos que puede haber muchas más. El fósforo negro es un material muy prometedor. ¿Una revolución? No quiero cambiar este campo de forma dramática, sino que se complementará con otros representantes de esta nueva generación de materiales", asegura Jonathan Coleman, físico del Trinity Collegue y uno de los autores de la investigación en declaraciones a EFEfturo. 

Mejor que el grafeno

En algunos aspectos, el fósforo negro tendría incluso ventajas sobre el grafeno, conocido por su absorción saturable, es decir que la cantidad de luz que absorbe decrece conforme la intensidad de la luz aumenta. El fósforo negro sería mejor en este capítulo, un elemento fundamental en los láseres ultrarrápidos de femtosegundos (la milésima parte de la millonésima parte de la millonésima parte de un segundo). 

El equipo de Coleman cree que "a pesar de todo, tenemos que seguir trabajando en reducir aún más la inestabilidad de este material y desarrollar métodos para modificarlo químicamente", añade el investigador.

Fuente: R. Marina | Agencia EFE Futuro
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario