Necesario recuperar y conservar el medio ambiente



"Enfrentamos problemas como la pérdida de la diversidad biológica, la mala calidad del aire, la generación de residuos y el cambio del uso del suelo. Por ello, Mireya Ímaz Gispert, coordinadora del Programa Universitario de Medio Ambiente (PUMA) de la UNAM, encabeza el reto de “recuperar y conservar el medio ambiente para mejorar nuestra calidad de vida”, en la iniciativa Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e innovación.

En su opinión, detener la degradación y acelerar los procesos de restauración son dos aspectos que deben tomarse en cuenta para conservar el medio ambiente. Comentó que está en nuestras manos el proceso que está ocurriendo, pero también está el detenerlo y revertirlo.

"Tenemos que aprender a coexistir con los ritmos, los tiempos y las velocidades de la naturaleza. Debemos generar más conocimiento; aprender mejor cómo funciona nuestro planeta, cómo ocurren los procesos biológicos, geológicos y químicos, y aprender a vivir en armonía con ellos.”

Cambio de uso de suelo

Aproximadamente, un centímetro cúbico de tierra de monte tarda 300 años en formarse y la velocidad a la que se impacta su uso, a través de la urbanización y la agricultura, no es comparable con la que necesita para recuperarse. Por tanto, Mireya Imaz señaló la necesidad de innovar y generar nuevas tecnologías sobre el manejo más adecuado y apto de los suelos, que permitan recuperarlos y restaurarlos de manera más ágil, con el fin de competir con el proceso de degradación actual.

Expresó que la ciencia y la tecnología pueden aportar nuevos conocimientos sobre los suelos, en cuanto a cómo restaurarlos y evitar la degradación, así como enseñarnos qué tipo de fertilizantes podemos usar, en qué cantidades, en qué lugares y bajo qué condiciones de temperatura y de humedad. Asimismo, declaró que ésta es un área de oportunidad ya que los suelos son la base de la vida en nuestro planeta.

"Hemos generado problemas con nuestra forma de usar los suelos y tenemos que plantearnos estos retos: restaurar, recuperar y prevenir un mayor daño a los suelos recuperados”, señaló la investigadora universitaria, quien fuera directora de Sustentabilidad de la Secretaría de Medio Ambiente del Gobierno Distrito Federal.

Mejorar la calidad del aire

El aire es un componente vital para nuestra sobrevivencia. Su mala calidad tiene un impacto directo, no sólo sobre la salud del ser humano, sino también de los sistemas biológicos que nos rodean.

Uno de los retos más importantes para mejorar la calidad del aire consiste en desarrollar procesos tecnológicos que representen un beneficio tanto para la sociedad como para las especies biológicas que sufren mayor impacto.

Al respecto, la doctora Ímaz Gispert, quien colaboró en el equipo mexicano para la primera evaluación de gases de efecto invernadero en nuestro país, explicó que 1991 fue el año más contaminado que ha vivido la Ciudad de México. A partir de ese momento se buscaron medidas para combatir este problema ambiental, una de ellas fue la conformación de un equipo multidisciplinario de especialistas que trabajan cada doce años en la construcción del programa de calidad de aire.

Esta medida, agregó, ha sido importante para mejorar el aire en la capital mexicana, y aunque no se ha conseguido que sea del todo óptimo, se sigue trabajando para crear las técnicas que pueden lograrlo.

"Es importante desarrollar más conocimiento de los procesos biológicos, geológicos y químicos que ocurren en la atmósfera, pero también de los instrumentos que utilizamos, mismos que están generando estos procesos de contaminación. Uno de ellos, indiscutiblemente, es todo lo que tiene que ver con el transporte, es decir, la quema de combustibles fósiles en vehículos.”

Señaló que en las ciudades, el transporte privado provoca los procesos más contaminantes, por lo que el tipo de tecnologías que servirían para aminorar el problema son los sistemas de transporte colectivo como el Metrobús o el Metro.

Generar menos y reciclar más

Otro de los problemas de impacto en el medio ambiente es la generación de residuos. Al respecto, la especialista mencionó que debemos aprender a generar menos y a reciclar más. “Necesitamos ciencia y tecnología para reducir la generación de residuos, hacer eficiente su manejo y la disposición final de los mismos”, expresó la maestra Imaz quien ha encabezadoproyectos estratégicos de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas del país.

Señaló que un paso importante para lograr estos objetivos depende directamente de nosotros y consiste en cambiar nuestros hábitos de consumo, ya que la generación de basura está asociada a éstos, así como a la poca reutilización y reciclaje que se le da a los residuos que pueden ser empleados nuevamente.

En materia de generación de residuos, el desarrollo de nuevas tecnologías es importante no sólo por el manejo de los mismos, sino por el desafío de que las cosas se vuelvan reusables. “

La doctora Mireya Ímaz Gispert convocó a generar procesos industriales cada vez más limpios y menos agresivos en términos del impacto sobre la calidad del aire, los suelos y el agua. De esta forma, llamó a “apostar por un ambiente equilibrado, en donde los diferentes componentes del mismo puedan estar en consonancia y así, la vida siga desarrollándose de la manera como la conocemos.”

Fuente: Ciencia UNAM
Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario