Posturas para dormir mejor




Para nadie es una novedad la importancia que tiene el sueño en nuestras vidas. Una buena noche de sueño es benéfica a niveles insospechados, pues no solo quita el cansancio físico sino que permite que nuestro cuerpo se repare, que se segreguen hormonas y más.

Las estadísticas afirman que la posición más común para dormir es de costado. El 57% de las personas comienzan la noche de esta manera, 17% se acuestan sobre su espalda y 11% boca abajo, pero la gran mayoría cambia la primera postura que adoptó durante la noche.

De acuerdo a una publicación reciente de The Wall Street Journal una buena noche de sueño puede también ayudarte a arreglar otros problemas de salud. Aquí algunos ejemplos:


Dolor de espalda. Existen muchos remedios para combatir esta dolencia, todos relacionados con el sueño. Recuéstate en tu espalda y pon una almohada o toalla enrollada debajo de tus rodillas. Así podrás mantener la curvatura natural del cuerpo y podrás continuar durmiendo de espaldas. También, de costado, pon una almohada entre las rodillas para tener más soporte. Esta postura es buena para quien sufre de caderas y rodillas. Es poco recomendable para la espalda y el cuello dormir boca abajo, pero si resulta casi imposible dormir de otra manera, coloca una almohada debajo de la pelvis y abdomen; así evitarás tensión.

Dolor de cuello. Si padeces dolores en esta zona del cuerpo, primeramente evita dormir sobre tu estómago e intenta dejar el cuello en posición neutral. Las almohadas alteran la postura normal del cuello, pero si no puedes de plano dormir sin ella, al menos trata de que esté sobre tus hombros. Los expertos en quiropráctica afirman que una toalla enrollada puede darle buen soporte al cuello.


Ronquidos. Si tu pareja o tú roncan, prueba dormir de costado. Esto evitará que tu lengua o garganta se compriman. Y si no funciona, puedes intentar un método más extremo: coser una pelota de tenis en la espalda de tu pijama. Verás cómo funciona.

Reflujo. Para combatir esta incómoda molestia, eleva la cabeza con almohadas o pon ladrillos debajo de las patas delanteras de la cama.

Dolor de hombros. Primeramente, evita recostarte sobre ese lado y mejor duerme sobre tu espalda. Si duermes del otro lado, entonces coloca tu brazo sobre una almohada grande a la altura de tu pecho. Es prácticamente como estar abrazando a otra persona.

Pon en práctica estas posturas si padeces de alguna de estas dolencias y cuéntanos si te funcionaron para aliviar un poco tus malestares.


Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario