Mineras se llevan todas las ganancias en México




En los últimos años la extracción minera ha ido ganándose el repudio de la población… Primero por que sus implicaciones ambientales son muy altas; también por que los costos humanos son indignantes, pues los mineros se exponen a un gran peligro diariamente. Las personas que fueron en algún momento dueñas de esas tierras reciben muy pocas compensaciones y las comunidades cercanas suelen recibir contaminación y pocos beneficios económicos. En fin, las mineras suelen tener muchas condescendencias del gobierno, pero, ¿Qué hay del cliché sobre que estas prácticamente se quedan con la totalidad de las ganancias por explotar recursos naturales de todos?

En México investigadores del Centro de Análisis e Investigación Fundar y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) han alertado que los concesionarios mineros no están obligados a esclarecer el volumen de su producción. SinEmbargo ha elaborado una tabla que nos muestra que el dinero pagado por las mineras en formas de concesiones o impuestos no llegan a 1%. De los más de 1.2 billones de pesos que recaudaron entre 2008 y 2013, las mineras dieron a los mexicanos (gobierno) solo el el 0.6 por ciento.


Ahora, imagina que ese 0.6% viene de un cifra que podría ser mucho mayor, pues las mineras tienen un margen legal que les permite reportar menos ganancias de las que hacen. En México hay 26 mil 064 títulos de concesiones en una superficie total de 30.68 millones de hectárea; pero solo se hacen 200 visitas de inspección anuales.

A nivel medioambiental

México es también el país con más conflictos mineros de todo América Latina, con 80 conflictos socio ambientales y 22 laborales. Hace un año Grupo México, una de las concesionarias mineras más grandes del país, contaminó el río Sonora (la multa sobre este incidente fue mínima). Esta misma empresa es la responsable de la tragedia en Pasta de Conchos, en el 2006, cuando 65 mineros quedaron atrapados; fueron solo rescatados los cuerpos de unos cuantos. 

La industria minera es cada vez más menos justificable, sobre todo por sus implicaciones ambientales, mayormente de la que se hace a cielo abierto. Pocas compañía disfrutan de los beneficios de los recursos naturales comunes, con una condenscendencia absoluta por parte del Estado y un margen descabellado de ganancias a costa del medio ambiente.


Fuente: Sin embargo

Compartir en Google Plus

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario